Los errores más comunes en el gimnasio

by

Muchas veces se cometen errores simples y básicos que pueden hacer que el entrenamiento no sea tan efectivo como se esperaba e incluso pueden provocar malestar y lesiones con cierta facilidad.

Es por esta razón que tienes que leer este post, si entre los errores que se comentan, te das cuenta que tú no los comentes, enhorabuena porque estás muy al día; por lo contrario, si te das cuenta que cometes algunos de estos errores, no te preocupes porque de este modo puedes evitar hacerlos de nuevo.

1.   Empezar sin calentar. Es un error más común de lo que puede parecer. Muchas veces sucede que queremos ir rápido a hacer ejercicio, quizás por falta de tiempo, quizás por ansias, etc. Lo cierto es que no preparar el cuerpo antes de empezar una rutina de ejercicios puede traer consecuencias nefastas como lesiones o dolor muscular en según que partes del cuerpo. Es importante, dedicar 15 minutos a estirar los músculos del cuerpo y prepararlos para un ejercicio más intenso y pesado.

2.   Descansar demasiado entre serie y serie. Descansar mucho entre serie y serie es normal al principio, si uno no está acostumbrado a tener una rutina de ejercicio. Pero para que el entrenamiento sea eficaz, se logre trabajar correctamente el músculo y además, consigamos ver resultados a la larga, es importante no excedernos en el descanso, porque hay que aprovechar que el músculo está en “caliente” trabajando, para sacar el máximo resultado. 

3.   Utilizar el móvil. Este problema no existía antiguamente, pero ahora, con la llegada de la tecnología es fácil distraerse haciendo alguna foto, cambiando de playlist o de canción o incluso contestando algún mensaje instantáneo. Para no perder efectividad es importante dejar las distracciones a un lado y focalizarse en lo que realmente es importante en el gimnasio: nuestra integridad y nuestra salud.

4.   No descansar de un día a otro. Este punto guarda mucha relación con el siguiente. El hecho es que muchas personas quieren ver resultados cuento antes y no permiten descansar al cuerpo creyendo que cuanto más ejercicio y más seguido, mejores resultados. Lo que es importante es dosificar y no ir día sí día también, una buena opción puede ser de 3 a 5 días por semana, y más, cuando se empieza. De este modo, ir progresivamente ayuda al organismo a asimilar la nueva condición física, a no fatigarse y a no lesionarse.     

5.   Pensar que estar muchas horas es sinónimo de conseguir resultados antes. Error. Y no únicamente es un error, sino que puede que incluso sea contraproducente. Lo importante es aprovechar la energía del cuerpo para hacer ejercicio. Una vez el cuerpo está fatigado, seguir haciendo ejercicio es fatigarlo y desgastarlo. Lo recomendable es ejercitar el cuerpo unos 60 minutos, el tiempo va a depender de los hábitos que se tengan, lógicamente, una persona que se ejercite a diario aguantará más que una persona que no lo haga, pero aún así, lo importante es dosificar.

6.    Pensar que sudar es sinónimo de adelgazar. Cuando ejercitamos nuestro organismo provocamos que éste entre en calor, por consiguiente, empezamos a perder agua. Sudar no significa necesariamente que estemos quemando calorías, posiblemente sí. Pero lo que sí significa es que estamos deshidratando el cuerpo, por lo que, no hay que forzar el organismo para sudar más. Esto no es sinónimo de estar quemando todas las calorías que queremos.

7.   Terminar de hacer ejercicio y no estirar. Es muy importante retornar a la normalidad, a nuestra rutina tal cual empezamos: haciendo estiramientos. De esta forma, cuando el músculo está activo, le ayudamos a recuperarse y le dotamos de mayor elasticidad y flexibilidad.

 

#LifeFitness #LifeFitnessAmericaLatina
 

Comments

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
CLOSE FIND MY LOCAL DISTRIBUTOR

Are you looking for your local commercial or home equipment distributor?